Programamos una sesión fotográfica en un barrio típico de San Isidro, de esos con calles adoquinadas y que mantiene el histórico estilo porteño. Dimos unas vueltas y nos detuvimos en una calle tranquila del barrio de Acassuso cerca del Río de la Plata. Armé el equipo y dimos rienda suelta a lo que saliera y realmente nos gusto mucho el resultado final de las tomas. 
Todas las imágenes fueron con la Sony a7RIII (de 42,4 MP) y el lente Sigma 85 mm ƒ1.4. De apoyo me valí de dos flashes portátiles de alta velocidad de la línea Flashpoint (Godox) y de un softbox octagonal marca Godox. Los flashes fueron el XPlor 400 Pro de 400 watts y un eVOLV200 de 200 watts, ambos sincronizados a alta velocidad.